14 de junio de 2008

Soy una jóvena miembra :-)

14 de junio de 2008
El miércoles, el Foro Nueva Economía organizó un desayuno en el que se contó con la presencia de Manuel Chaves, Presidente de la Junta de Andalucía, y Bibiana Aído, Ministra de Igualdad.

No había tenido la oportunidad de escuchar a la Ministra en una intervención y la verdad, me gustó mucho.

Bibiana habló de igualdad de oportunidades y no discriminación con una frescura que le da ser una jóvena.

Estoy de acuerdo con ella cuando decía que después de su comparecencia en la Comisión de Iguadad del Congreso de los Diputados (as) sólo había aparecido lo superfluo o se había manipulado la información por parte de algunos medios.

Ahora no voy hablar del teléfono que se va a poner a disposición de los hombres, que me parece muy interesante, porque entiendo que ELLOS, también, pueden necesitar ayuda, por ejemplo, en salud sexual, ahora, voy hablar sobre el lenguaje que oculta al género femenino y sólo lo utiliza despectivamente.

Sé que en la RAE no aparece ni miembrA ni jóvenA, no hace falta que me lo diga un Académico, o que a las mujeres que creemos en la necesidad de que se nos visualice en el lenguaje se nos dé un aviso de la mal utilización de éste.

Se nos avisa, se nos da un toque, cómo si el lenguaje fuera inmóvil y nuestras reinvidicaciones fueran de unas locas histéricas.

Nosotras (y vosotros), las (y los) que creemos en la visualización del género y en la no discriminación del lenguaje tenemos la plena libertad de utilizar ciertas palabras y reivindicarlas, sin miedo que varoniles Académinos nos tiren de las orejas.

¡Joder [esta palabra aparece en la RAE, así que la puedo usar y lo hago en su segunda acepción] es que, también, debemos decir que muchos de los significados que aparecen en la RAE usan una visión masculina (machista) de los hechos!

Por ejemplo:

Gozar: Conocer carnalmente a una mujer.

Sexo débil: conjunto de las mujeres.

Ante esta mirada masculina (machista) del lenguaje, proponen que nos callemos y no verbalicemos un necesario cambio de éste. Proponen, que sigamos unas misóginas normas que no muestran el cambio que la mujer lleva protagonizando desde hace muchos años gracias a las reivindicaciones y a pesar, de tener que pasar y sufrir algunas opiniones rancias que muestran una España que aún tiene mucho que avanzar en igualdad de oportunidades.

[Si te apetece puedes leer un artículo que aparece en ElPaís sobre el lenguaje sexista.]


Miembros y miembras de Juventudes Socialistas de Andalucía con Bibiana Aído


Pero quiero terminar este post positivizando.
Bibiana, como la Ministra de la juventud española, tamibén habla de nosotras y nosotros y nos hace ver que nos representa.
Bibiana, nos nombra, a los y las jóvenes, por tanto, nos hace estar en la sociedad, con esto quiero decir, y lo enlazo con mi primera parte de este post, que si no estás en el lenguaje, si no nos incorporan a los discursos y las conversaciones, no existimos, y esto hay que cambiarlo y quién mejor puede ser la cabeza visible de este cambio que una jóvena miembra del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.


Foto del Blog
Café de Campaña del compañero Dani Pérez.


De interés

: nombra.red.es documento para pensar y escribir en femenino y en masculino cuando usamos el ordenador.

Actualización:

Post en Escolar.net: "El diccionario machista"

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo contigo, pero también es verdad que a veces nos pasamos. El lenguaje, tanto escrito como hablado, debe ser fluido y lo más claro posible si queremos comunicar de forma directa y sin hacernos pesad@s. Afortunadamente, nuestro español, tiene artículos determinados e indeterminados que sirven para dar género a todas esas palabras neutras que ahora queremos femineizar (o feminizar, no sé cúal sería el correcto). Pienso que la auténtica revolución de la mujer no está en el lenguaje, que también, sino en nuestras conductas, en nuestras cabezas, en la demostración, sin pausa pero sin prisa(que a veces metemos la pata nosotras mismas y retrocedemos años en un minuto) de que realmente somos iguales a los hombres. Mientras una sóla mujer siga pensando que tiene límites sociales y profesionales, mientras una sóla de nosotras se sienta "por debajo de" o asuma como algo normal ser ciudadana de segunda, nada ni nadie podrá evitar las limitaciones que nos imponen por razones de sexo. Por muy "miembras" o "jóvenas" que seamos, dentro de esa lucha por la igualdad, la verdad, es que poco o nada habremos avanzado. La auténtica revolución está en la educación de niños y niñas en esa igualdad de sexos; está en el día a día de nuestras casas y de la escuela, en la lucha por el siguimiento de leyes y normas antisexistas y el reconocimiento efectivo de esa igualdad en el ambito laboral, político y profesional, en general. No me causa sorpresa el revuelo que se ha creado en torno a las manifestaciones de la Ministra entre l@s miembros del Congreso, medios de comunicación, etc, porque a veces es ahí donde aún no se tiene claro el concepto de igualdad y donde, precisamente, se trata a la mujer, todavía, como un número a rellenar en supuestas listas paritarias, dándoles cometidos más de cara a la galería que en los verdaderos centros de poder que son los que dan ejemplo a la sociedad y desde donde la lucha puede ser más eficaz y directa. En fin, que sería un tema a tratar largo y tendido y sólo está en nuestras manos, en la mujeres, todas, el cambiar lo que no nos gusta o no nos quieren dar de una vez por todas. Un saludo. Mª del Carmen Cabanillas Medrano.

Javi dijo...

Ante toda esta reflexión, invoco a la reflexión la distracción que el movimiento feminista está suponiendo en el gobierno.

El camino hacia la igualdad va al mismo buen paso que los retrocesos sociales. Igualdad para que seamos precarios y precarias, él o ella se hipoteca, la universidad es privatizada por ministras y ministros (sobre todo por una ministra)...

El PSOE utiliza al feminismo como toque izquierda para justificarse como un partido de izquierdas. Nada más lejos de la realidad.

Anónimo dijo...

Pués mira, en eso, si que no estoy del todo de acuerdo. Tampoco hay que demonizar al PSOE. La prueba está en esa mujer que nos representa y de la que me siento orgullosa, como mujer y como socialista, en la Vicepresidencia del Gobierno. Cuando la veo pienso que no todo está perdido en esta lucha por la igualdad. Con ella no hay que reivindicar nada, no hay que utilizar un lenguaje especial para entenderla o hacerla más creible, ni siquiera tiene que ser "mona" para quedar bien en el foto, está ahí porque vale y punto. Dá la casualidad de que, además es mujer, osea, mejor todavía. Nos hipotecamos, hombres y mujeres, porque ambos estamos en este mundo y necesitamos casa para poder vivir; lo que queremos las mujeres es que nuestra vida, independientemente de cómo y con quién la hagamos, no lleve aparejada un laberinto de atascos, senderos, caminos de piedra y laberintos que para otros, los hombres, casi siempre, es más autovía, autopista y,en el peor de los casos, carretera nacional. Me gustaría ser simplemente persona. Lo de las universidades, pues no hace falta ministr@s para su privatización. Ya, en la propia historia de las universidades, en sus estatutos y fundaciones, se ha defendido siempre su autonomía e independencia y todas, dependiendo que quien ejerciera mecenazgo sobre ellas, han tenido claros sus ideales y principios a la hora de impartir enseñanza, de derechas o de izquierdas, católicas o láicas. Nada nuevo. Quizá nosotros mismos, la sociedad, en su afán de destacar, de sobresalir, estamos haciendo que, estas privacidades, estén ahora de moda, porque parece que si no tenemos a nuestr@s niñ@s en colegios de pago, y además lo podemos pregonar entre las amistades y por todo el vecindario, pues ya vamos a ser menos o estamos más cercanos a la "chusma", y resulta que, después, hay parados y paradas de todas la universidades y escuelas, quizá porque hay aprobados que no sirven de tarjeta de entrada al paraiso del empleo. No sé, no veo mucha relación con lo que estamos hablando. Otro día será. Hasta mañana. Mª del Carmen Cabanillas Medrano.

Javi dijo...

Claro que no hay que demonizar al PSOE. Mª Teresa Fernández de la Vega me parece una una de las mejores políticas que tenemos al frente entre ministr@s y líderes de la oposición todos ellos juntos.

Te diré la mención de la universidad aquí. El PSOE acaba de designar a una liberal con una política muy a la derecha respecto al concepto de servicio público. Mujer de la que se resalta su cualidad de mujer, y no se menciona de los planes que capitanea. Entre ellos la el sometimiento de los estudios universitarios al mundo laboral. Estudios, de letras y humanidades, que en el pasado han dado como fruto a muchas y muchos feministas de la izquierda y que ahora están en peligro al no ceñirse al mercado.

Podéis ver una entrevista aquí y juzgar vosotras:
http://www.elpais.com/articulo/sociedad/apuntes/van/desaparecer/elpepisoc/20080607elpepisoc_2/Tes

Lo que vengo a denunciar es la monopolización del feminismo como demostración constante de una supuesta política de izquierdas. El otro día me decía un compañero: no sé qué tienen que celebrar las compañeras feministas cuando estamos en el momento de la historia en que a la mujer más se la trata como a un objeto en la publicidad, el cine, las series de televisión, las revistas, la música y demás.

Fátima Ramírez Cerrato ~Mi nick es Mernissi dijo...

Javi, para empezar no creo que se privatice la Universidad, ni creo que acercar la empresa a la Universidad sea motivo para pensar esto, al contrario, este acercamiento va hacer que tengamos profesionales más adaptados al mercado de trabajo.
La formación práctica es fundamental y la Universidad, en al actualidad está falta de ella, por lo que esta carencia hay que subsanarla para que seamos más competitivos.
Además, de asegurar el acceso a la educación de todos y todas los españoles, debemos asegurar que cada vez la formación sea de más calidad, por tanto, hay que complementarla con otros sectores sociales, para poder enriquecerla y así tener profesionales capacitados.

Con respecto a mi post …
Hay muchas y muchos compañer@s progresistas que piensan que la discriminación positiva es absurda, porque las mujeres que “ocupan esta cuota” no son válidas.
Hay muchas y muchos compañer@s progresistas que piensan que el lenguaje sexista no existe y es una tontería más del movimiento feminista, que no hace otra cosa que complicar las cosas.
Hay muchas y muchos compañer@s progresistas que pretenden ridiculizar a una Ministra por ser joven.
Hay muchas y muchos compañer@s progresistas que creen que las Ministras de este Gobierno son cuota y, por tanto, ellas tendrán que demostrar mucho más que otros compañeros que están en altos puestos.
Hay muchas y muchos compañer@s progresistas que prefieren quedarse con una palabra y unas letras y no quieren leer entre líneas.

Tenemos una Ministra de Igualdad, una Ministra que habla en clave femenina y por y para la juventud, y ¿crees que esto es distracción?. Javi, yo creo que es otra forma de hacer política y reflejar en el Gobierno a dos sectores de la población que están en inferioridad de condiciones.

Si hablamos de mayores y de dependientes, ¿por qué no vamos hablar de mujer y juventud? ¿A caso nosotras no nos merecemos un mejor sitio en la sociedad?

Javi, respeto tu opinión (y te agradezco que opines y que te pases por aquí), pero, de verdad, me siento muy orgullosa de ser mujer y de creer que es necesario e importante que se nos visualice.
Nosotras somos conscientes, igual que lo fueron nuestras antecesoras, que el camino va a ser largo y duro, y que nuestras reivindicaciones se van a utilizar como parapetos, pero aquí seguiremos y lo mejor, es que hay hombres que nos acompañan:

http://www.escolar.net/MT/archives/2008/06/el-diccionario-machista.html

PD:
“Lo que vengo a denunciar es la monopolización del feminismo como demostración constante de una supuesta política de izquierdas”

Las mujeres que hacen política en el Gobierno y en otras Instituciones somos de izquierdas y femeninas. Las mujeres no tenemos porque masculinizar nuestra acción política, por tanto, no es monopolio, somos mujeres feministas y no lo escondemos.
Hoy tenemos la suerte de tener compañeros que se creen estas reivindicaciones y nos acompañan y tampoco lo esconden, y me parece bien, porque si queremos una sociedad de iguales debemos ser capaces de decir todos y todas que estamos en el mismo barco.

Javi dijo...

Respecto a la acción positiva, la gente no sabe ni que es una decisión del respetable Tribunal Constitucional.

"Javi, respeto tu opinión (y te agradezco que opines y que te pases por aquí), pero, de verdad, me siento muy orgullosa de ser mujer y de creer que es necesario e importante que se nos visualice."

Yo creo que la visualización es importante, pero también ir a otros niveles. Los actos se están quedando en las altísimas esferas, que están bien como ejemplo. Qué mejor que demostrar que una Ministra puede tener hijos y no apartarse de la política. Pero después de esta noticia aparece un anuncio de bikinis en el que la cámara recorre un cuerpo húmedo de una mujer, y encima en la televisión pública.

Olvidando el repugnante pisoteo de valores de la publicidad, hemos pasado a la segunda legislatura en la que se sigue presumiendo del logro (de la anterior) de la la cartera de ministras cuando, por ejemplo, se olvidan patéticos escenarios no tan visibles, en prensa, como la Conferencia de Rectores en la que si no me equivoco hay 3 rectoras frente a 70 rectores. Escenarios que si que son visibles para jóvenes que en un acto académico en la mesa de políticos se sienta una mujer de entre 5 o 6 personas.

Anónimo dijo...

el problema está en que es fácil quejarse, pero después tenemos que actuar, también los progresista, y a veces obviamos que por ser progresistas ya somos feniminas, y no es así. Conozco a muchos compañeros un tanto machistas a los que hay que educar, tienen que respetar, y dejar de ver a la mujer sólo comno un objeto.
No solo es problema de la publicidad, apuntémonos un tanto por que todos tenemos algo de culpa, ahora bien, creo que las altas esferas deben ir haciéndose más igualitarias, ya que son la visión que ofrecerán al resto de la sociedad, pero debemos tener en cuenta que el trabajo es de todos, y no sólo de la ministra de igualda, que desde mi punto de vista hay mucha gente que no le da una oportunida, si que todos tenemos que ponernos las pilas.

P.D. Me encantar mernissi

Braar dijo...

No ocultaré que soy uno de esos socialistas que considera equivocado lo de jóvena y miembra. En mi opinión, las cuestiones son dos:

Primero, cambiar el lenguaje para cambiar la realidad me parece una mala manera de dar excusas para no cambiar la realidad. Primero el caballo, luego el carro, y no al revés. Cuotas, fomento de la igualdad en todos los niveles y luego, siguiendo a la realidad, vendrá la lengua.

Segundo, yo hubiese sido más radical. Directamente habría pedido a la Administración la supresión del género femenino en sus escritos lo cual, sumado a que AFORTUNADAMENTE las mujeres ya son parte visible de nuestra sociedad, habría forzado a una interpretación en clave neutra del actual género español masculino/neutro.

Esta propuesta, ya imposible de realizar debido a la difusión de la via tautológica (por llamarla de alguna manera) acabaría siendo más económica y natural, lo cual es ley suprema en temas de lengua.

Por otra parte, ahora ya es imposible de realizar tal proyecto aunque me habría parecido más natural y un poco más inteligente que hacer las lecturas cansinas a base de repeticiones.