3 de agosto de 2009

Amor, política y medios de comunicación

3 de agosto de 2009
¿Qué reacción tendría la sociedad y los medios de comunicación si fuera una mujer política o con un puesto profesional relevante la que tuviera una relación extramatrionial?



(...)
De manera que, aunque hemos colocado a las mujeres en posiciones políticas de primer orden, exigiéndoles al mismo tiempo que se sometan a costosos remodelados estéticos para no quedarse atrás frente a las presentadoras de televisión, que se pongan la ropa adecuada y luzcan accesorios de calidad, y que sean tremendamente espabiladas -también les permitimos que sean madres y tengan hijos-, los medios de comunicación otorgan a esas triunfadoras de la política un peculiar y asexuado papel maternal: no se les permite salirse de su territorio, puesto que, hasta donde sabemos, todas las correrías las han protagonizado hombres.
(...)
(...)
Las mujeres hemos hecho avances considerables, pero nos engañaremos si pensamos que nuestra labor ha terminado. Todavía necesitamos insistir en que no se nos califique con palabras en tono condescendiente. En Washington, las políticas no necesitan el pilar de una casa secreta de la fe, pero las mujeres sí debemos recalcar la necesidad de contar con una forma de hablar y de pensar en nosotras mismas que sea válida para todas las profesiones y formas de vida, y que, sin dejar de lado nuestra falibilidad, nos otorgue un marco de gracia.
(...)




Fragmentos del artículo de Barbara Probst Solomon, periodista y escritora estadounidense.

4 comentarios:

Carme Sànchez dijo...

lo leí ayer y me pareció muy interesante. cuánto queda por hacer todavía!!!!

Ser (o no ser) dijo...

Todavía no se ha dado ningún caso en nuestro país de manera pública, no?

En tal caso criticaría aquella persona que protege y vocea valores (tipo iglesia católica et alii) pero después no es congruente con esos valores (tipo el ex-ministro Cascos) ya que si sus mensajes son morales, deben responder de la misma manera, por ejemplo, si tienen relaciones extramatrimoniales con un fornido cubano o una abundante sueca (ad libitum)

Que sea mujer u hombre, a mi, me es indiferente.

PS. Un hombre.

FRANESCO dijo...

Este debate aparenta estar demasiado a la defensiva, como tantos otros que no le hacen ningún bien a las mujeres... ¿Políticas, o empresarias, o artistas u obreras que tengan amantes? Sin problemas. Ya las hay y no pasa nada, salvo que ellas son tan avispadas que casi nadie se entera.

~ Mernissi ~ dijo...

bueno, no he pretendido que este artículo genere un debate sobre la infidelidad.
He lanzado una pregunta a partir de un artículo, el cual podéis leer y valorar.

Yo entiendo que la periodista nos hace reflexionar sobre la diferencia que hay en el tratamiento, en el caso de que exista infidelidad, por parte de la sociedad y de los medios entre un hombre y una mujer.
Pone ejemplos muy claros, los cuales argumenta y que, desde mi punto de vista, sirven para entender el sentido del artículo.

No creo que en ningún momento se esté atacando a los hombres o las infidelidades que éstos comentan- En efecto, como me han dicho en Twitter, las mujeres tb son infieles, pero sí es cierto que por la sociedad machista en la que vivimos no se ve de la misma forma, aunque me alegra que haya hombres para los que, por encima de todo, está el respeto entre personas.

Gracias por pasaros!! :D